La historia de Espuña se remonta al año 1947, cuando Esteve Espuña empezó a elaborar fuets y longanizas en una masía de la Vall de Bianya (comarca de la Garrotxa).

Desde entonces, la empresa comenzó una etapa de gran crecimiento que culminó en 1964, con la inauguración de una nueva fábrica. Cuatro años después, Espuña adquirió la empresa GOU TERRADES, S.A., dedicada a la elaboración de jamón curado.

En 1989, tuvo lugar el lanzamiento pionero de una nueva gama de productos loncheados, que con el tiempo se convertirían en el grupo de productos de mayor facturación de la empresa.

Entre 1990 y 1992, Espuña se embarca en la remodelación de las instalaciones productivas, con el fin de obtener la homologación para el comercio comunitario.

Con la adquisición de la empresa CUSCO, S.L. de Sentmenat (Barcelona) en 1992, Espuña amplía su capacidad productiva con la fabricación de butifarras, mortadelas y frankfurts; productos básicos de dicha empresa.

En 1998 Espuña adquirió una instalación de tecnología punta para la pasteurización en frío de los productos cárnicos por Alta Presión, siendo pionera a nivel mundial. Esta tecnología se aplica principalmente a los productos loncheados y a las tapas y permite eliminar la contaminación bacteriológica de los productos y mantener la frescura inicial del elaborado cárnico hasta el final de su vida útil.

Durante el primer semestre del año 2000 se construyó en Argentina una planta de elaboración de jamón curado con una superficie de 3.100 m2 y una capacidad de producción de 2.400 jamones semana. La inversión fue de 3,2 millones de euros.

En mayo de 2005 se puso en marcha la nueva planta de elaboración de Utrillas (Teruel).

La nueva planta cuenta con una superficie total edificada de 5.900 m2 y dispone de 6 líneas de loncheado, que proporcionan una capacidad productiva de 25 millones de sobres de loncheado al año (5 millones de Kg).

En los últimos años, y acorde con los nuevos hábitos de consumo, Espuña ha lanzado al mercado dos nuevas gamas de productos totalmente innovadoras. En 2002 se llevó a cabo el lanzamiento de la Gama de Tapas al Minuto y, en el año 2011, se lanzó la gama de Cañitas, un snack innovador ideal para picar en cualquier momento y lugar. Estas dos gamas tienen como denominadores comunes su rápida y fácil preparación, así como su atractivo y novedoso packaging.