Hace más de medio siglo que Felix Sanz comenzó un negocio de compra de quesos. Su hijo Armando paso a elaborarlos y venderlos. Desde entonces ha ido evolucionando hasta gozar de un prestigio a nivel nacional.